Estos nuevos retos que ha planteado la pandemia, han dejado a los estudiantes de pre-escolar (los más chicos) en un vilo de incertidumbres. Es bueno recordar que los primeros años de vida son vitales para adquirir habilidades que son fundamentales para la vida, esa llamada primera infancia determina en gran medida muchos de los rasgos que van a definir a la persona.

Es aquí donde queremos hacer énfasis en lo importante de contextualizar varios de los retos que esta nueva realidad ha propuesto entorno a la educación preescolar, es claro que nuestros educandos más pequeños no tienen ni deberían tener las capacidades para estar en clases virtuales de meet, zoom, o conectados a plataformas de LMS.  Porque su realidad es diametralmente distinta y sus tiempos cognitivos  y  de neuro desarrollo van en otra dirección.

Amplios estudio previos han demostrado que los niños en edad pre-escolar requieren de entornos altamente estimulantes para no dejar de sorprenderse y por consiguiente Aprender. Es aquí donde los materiales educativos y recursos didácticos que les brindemos son fundamentales. 

Estos deben permitir que la actividad que desarrollen, primero los incentive a terminarla y que los rete dentro del ambiente de un juego o distracción, que sean coloridos y con figuras llamativas y que transversalmente trabajen varias habilidades simultáneamente.

El desarrollo de dichas actividades podrá tener la participación de los padres, pero también es bueno que se enfrenten a ese ejercicio  lúdico abandonados en sus propias ideas y ritmos.